Elena Struch

Las mariposas del Arte

Estaba sentada en un banco, a la sombra de un árbol cualquiera. No era ningún día especial, nada que celebrar, ni una hora concreta…

Tan solo me encontraba allí, con mi amiga canina Sira, mi niña, mi ángel que cada día me acompaña a dar un paseo por un lugar elegido, por el azar o por el instinto.

Sentí la necesidad de sacar mi cuaderno de viaje y un rotulador calibrado. Y comenzaron a aparecer las mariposas del estómago, revoloteando y cambiando de color en cada movimiento. Era imposible seguirlas, cambiaban de dirección a su antojo y sin motivo aparente. Tan solo se dejaban llevar, como mi mente y mano unidas en un solo gesto, haciendo bailotear el rotulador, incansable, y como si tuviese vida propia.

No es fácil dar nombre a los sentimientos, pero el aire creado por las alas de aquellas mariposas siempre me generan cosquillas en las pestañas, haciéndome sonreir, me invitan a jugar y, tan solo por ese motivo, me dedico a la pintura y el dibujo. Ellas siempre estarán ahí, cada vez que coja un bolígrafo o un pincel, y me sumerja en el bosque de los sueños, donde no tengo miedo, donde todo está bien, y donde quiero pasar el resto de mi vida.

Elena Struch –aprendiz de artista

 

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close